EL NUEVO "BOTTLECHEK"

Detector de Metales Insight PH "BottleChek"

Nuevo sistema de detección de metales "BottleChek" con software de valor añadido

Un nuevo sistema de detección de metales "BottleChek" con el software de valor añadido para configuración rápida de producto y un nivel más alto de trazabilidad, ofrece a los clientes Lock una nueva prestación competitiva.

El sistema que revisa que los frascos de pastillas y cápsulas al final de la línea de envasado no contengan partículas metálicas, es el único sistema en el mercado en incorporar un software único de gestión de detección OPTIX de Lock con firma DDS (Señal Digital Directa) de pantalla con imagen vectorial para poder configurar rápidamente productos automáticos con un alto nivel de trazabilidad.

Usando captura de datos a tiempo real, el software de gestión de detección OPTIX les ofrece a los fabricantes de la industria farmacéutica unas prestaciones competitivas, garantizándoles que la información que necesitan para el rendimiento de su producto, lote y línea sea de total confianza.

“A pesar de que este sistema de detección de metales para frascos no es una tecnología nueva para la industria farmacéutica, nuestro software es un valor añadido y lo distingue de otros sistemas de la competencia; las configuraciones complejas de producto se pueden realizar en segundos con total confianza minimizando el tiempo de inactividad para que los fabricantes puedan demostrar un alto nivel de responsabilidad y trazabilidad de producto ofreciéndoles una prestación única y competitiva en el mercado".

El nuevo sistema de control de frascos de Lock cuenta con un cabezal de detección de metales de alta frecuencia (875kHz) que se puede calibrar según el tamaño de apertura de un producto en particular cumpliendo los requisitos del cliente y está diseñado para ser muy sensible a SS316 tal y como se exige en la industria farmacéutica. La cinta transportadora especialmente diseñada se integra fácilmente en una línea de transferencia donde se consigue una transferencia paralela de los frascos pequeños con una precisión del 100%. La puesta en marcha del sistema de rechazo tiene lugar sin dañar los frascos o pérdida de producto en el caso de que se detecte contaminación metálica